El albergue de las mujeres tristes

martes, 11 de agosto de 2015

Triste
Tristeza...

Para mi este estado emocional resulta siendo algo subjetivo, porque definiciones existen de todo nivel, y más cantidad te ofrecen los tristes de argumentos con un peso de arrastre para sopesar su tristeza... Razones hay más de mil. Diría yo que sobrepasan los millares, todas muy respetables!!

Sin embargo creo, por lo que he vivido y las lecturas que he hecho, mi tristeza es provocada por mí. Ahí sí como dice una canción:

..."Mi tristeza es mía y nada más...
No quiero  consuelo, no, no, no voy a llorar
Mi tristeza es mía y nada más"

Cuando vi el título de este libro por la red, me imagine una historia que no se aleja de la real, pero menos rodeos y al grano:

La historia muestra un albergue que recibe mujeres tristes, con una intención de despojo de sus pesares. Y la causa que se entrevé en la tristeza general de las afligidas ja, ja, ja son los hombres.... ay hombres malos e inmisericordes pobres de nosotras las desvalidas mujeres!!

Voy a empezar esta vez al revés:

Lo que no me gusto:

Palabras a Florean: se bien y entiendo que hayas tenido muchos tropiezos en la historia de tu vida, son innumerables los dolores que pueden asaltar nuestra paz, tirarla lejos, dejarla sin fuerza; y la manera de asimilarlos varia persona a persona, eso lo respeto. Pero nunca comprenderé que hayas resuelto refugiarte en un albergue para mujeres tristes… y te hayas abandonado al amor… el error no es ese, no, no, no que no se me mal interprete. Pero cada cosa en su lugar, digo por mí, si yo un día me descubro triste, por los reveses que adornen mis días y los desaires que me provoque un hombre y además, resuelvo irme para un albergue de mujeres tristes, me propondré limpiar mis heridas, acompañada de la más absoluta tranquilidad en soledad, conmigo misma, ya vendrán tiempos para los olores rosa nuevamente, pero ese tiempo será mío. He dicho!!

Lo que me gusto:
Me gusto el tinte rosa de esta novela de amor, ese Flavian en ocasiones me resulto todo un cobarde, pero debo decir que es de esos cobardes que enamora!!, las descripciones y detalles que nos regala Fernandina en la segunda parte me reconcilio con lo que no terminaba de comprender en la historia confusa por sus enredados inicios.

Mi impresión:

Me parece que el albergue de las mujeres tristes, tiene un problema garrafal y no es otro más que su título, no debería tenerlo, porque se presta para malas interpretaciones. Yo propondrá un título más llevado al re descubrimiento del amor “amor a toda costa” y “pese a ello me enamoro”… no sé, parece que opciones podemos poner más. ¿Qué título les gustaría?
 Se lee cierto tinte feminista en la manera de narrar de Marcela Serrano, me gustan sus reflexiones sobre el amor moderno, porque puede ser creíble que los hombres ya no nos amen igual porque les resultamos un total desconcierto.
Reprocho al igual que Flavian este tipo de albergues, porque es más que llano el hecho de que existen más razones para celebrar que para entregarse en modo resuelto al llanto, pero como dije antes: cada loco con su tema! , yo sigo cantando:

..." Mi tristeza es mía y nada más
mi tristeza es mía y sola esta
no quiero consuelo, no, no, no voy a llorar
mi tristeza es mía y nada más! (...)

No hay comentarios:

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS